Almería lidera la incorporación de directivas al sistema sanitario

Las mujeres son el 72% del personal del SAS en Almería: por cada hombre, trabajan 3 mujeres

Almería lidera la incorporación de directivas al sistema sanitario
  • Personal del SAS en un desayuno en el CARE Nicolás Salmerón.
  • La Voz
  • Rosa Ortiz
  • 22:08 / actualizado a las 00:00
  • 16.04.2018

La sanidad pública andaluza en Almería lidera la incorporación de mujeres a puestos directivos, con porcentajes que llegan casi al 72 por ciento. Es el caso, por ejemplo, de las doctoras Eva Jiménez y Juana Montoya, gerente del Área Sanitaria Norte y directora del Distrito Sanitario Poniente, respectivamente, ambas con miles de profesionales a su cargo, o el de Celia Rivera, que ocupa la dirección de Enfermería de la Agencia Sanitaria Poniente y dirige una plantilla de 1.800 personas entre el Hospital de Poniente y los hospitales de alta resolución de El Toyo, Guadix y Loja.


Las tres forman parte de una plantilla que se ha ido feminizando progresivamente en las últimas décadas hasta alcanzar cifras que en las décadas de los 80 y 90 parecían impensables, cuando la sanidad pública, a excepción de la enfermería, estaba copada por hombres. Hoy, las mujeres suponen una amplia mayoría en los centros del sistema sanitario público en Almería. En la provincia, suponen el 71,16% de la plantilla del SAS, con un índice de feminización de 2,47; es decir, que por cada hombre trabajan casi tres mujeres.


Los datos son ligeramente superiores a los del conjunto del SAS, donde las mujeres son el 69,58% y el índice de feminización es de 2,29.


Por categorías profesionales, los mayores porcentajes de presencia femenina se dan en las categorías de personal sanitario no facultativo (enfermeras, técnicos especialistas sanitarios y auxiliares de enfermería). En  Enfermería, las mujeres acaparan casi el 80% de la plantilla. Entre los técnicos sanitarios (radiología, laboratorio o anatomía patológica) son más del 78% , mientras que las auxiliares de enfermería mujeres superan el 92,15% de la plantilla.

Más médicos 

Entre los facultativos (médicos especialistas) también son mayoría, con un porcentaje que llega al 54% y ocupan la mayor parte de puestos directivos, con cifras que oscilan entre el 62 y el 72 por ciento, en función de si son directivos con categoría profesional A1 (médicos) o A2 (enfermeras).


Igualmente, también destaca la presencia de mujeres entre el personal en formación, los llamados Especialistas Internos Residentes (EIR), de Medicina y Enfermería, donde las mujeres son respectivamente el 70,69% y el 78,93%, lo que significa que, en el futuro,  se incrementará aún más la presencia de mujeres en el ámbito sanitario. Frente a ello, las categorías que registran una menor presencia de mujeres se encuentran entre el personal de gestión y servicios, donde en la categoría de administrativos, las mujeres suponen solo en 38,63%.


Eva Jiménez, que empezó como médico residente en el Hospital de La Inmaculada y que antes de ocupar la gerencia fue médico adjunta, subdirectora médica y directora médica del centro, explica que cuando ella aterrizó en Huércal-Overa, apenas eran ocho mujeres entre una plantilla de 500 personas. “En veinte años se le ha dado la vuelta a la situación”, afirma.


Aunque fue desde 2010 cuando la situación cambió  radicalmente. Entonces, empezó a haber más mujeres que asumieron puestos de responsabilidad, en una regeneración que empezó en los centros de salud. Ahora, las cosas son tan diferentes que, incluso, en ocasiones, existen dificultades para constituir tribunales paritarios, como asegura la doctora Juana Montoya, directora del Distrito Sanitario Poniente.  


Conciliación

Las más jóvenes admiten que no han tenido que hacer tantos sacrificios como los que hicieron médicos y enfermeras veteranas, que abrieron camino a las que han llegado detrás. Es el caso de Celia Rivera, directora de Enfermería de la Agencia Sanitaria Poniente. Aunque hay cosas que tienen que seguir cambiando. Ella cuenta, por ejemplo, que le han preguntado si iba a tener más hijos cuando luchaba por un ascenso, “algo que jamás se le plantea a un hombre”, afirma.


Porque también siguen siendo ellas quienes piden más tiempo en su trabajo para conciliar la vida familiar y laboral. El año pasado, de los 47.975 permisos que concedió el SAS, 37.633 fueron solicitados por mujeres. 


Más de 150 propuestas para avanzar en igualdad

El Servicio Andaluz de Salud aprobó el pasado mes de marzo su ‘Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres en el sistema sanitario público andaluz’ que permitirá avanzar en medidas para la promoción de las mujeres y minimizar las desigualdades. El Plan, que  ha contado con el consenso de todas las organizaciones sindicales, establece ocho ejes de actuación: integración de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en la cultura corporativa del sistema sanitario público andaluz; acceso y selección de personal; segregación vertical: desarrollo profesional y promoción profesional; formación; responsabilidades familiares y uso de medidas de conciliación; política retributiva; salud laboral, protección a grupos vulnerables y acoso sexual y violencia de género y medidas transversales para integrar la igualdad de oportunidades en el SAS.


El documento contempla medidas concretas que se implantarán progresivamente en los centros sanitarios públicos. En total, se establecen 164 propuestas, de las que 95 se priorizan para desarrollar a corto plazo. Estas líneas de acción incluyen un amplio conjunto de actuaciones que van desde campañas de sensibilización, actividades de promoción o impulsar la formación en habilidades directivas en mujeres para continuar avanzando en la presencia paritaria en puestos de dirección, entre otros.


Desde 2010, el personal del SAS se ha ido feminizando de tal forma que, en la actualidad, como reconoce la directora general de Profesionales, Celia Gómez, por cada hombre hay algo más de dos mujeres que forman parte de la plantilla de profesionales. De ahí el objetivo del Plan de Igualdad de Oportunidad: conocer mejor cuáles son las dificultades para que la presencia sea igualitaria y, fundamentalmente, evitar las barreras que puedan suponer discriminación.


Según los datos a cierre de año 2017, por categorías profesionales, las mujeres suponen el 83% de la plantilla de personal sanitario no facultativo. En concreto, del total de profesionales mujeres en este grupo, el 94% son auxiliares de enfermería y el 43,6% son enfermeras.

newsletter


  • ¿Ya recibes nuestro boletín diario?
    ¿Ya recibes nuestro boletín diario?