Niños aprenden el poder terapéutico de los caballos

Los pequeños tienen síndrome Down o parálisis cerebral

Algunos de los niños participantes en esta terapia con sus tutoras.
Algunos de los niños participantes en esta terapia con sus tutoras.
Rosa Ortiz
20:32 • 27 nov. 2017

Todo empezó con un proyecto sobre caballos que las profesoras de estos niños – algunos con parálisis cerebral, con trastornos graves de desarrollo, síndrome Down o problemas motóricos o cognitivos- estaban impartiendo en clase. Les hablaban sobre la vida de los equinos, cómo viven, de qué se alimentan, cuánto corren, pero pronto vieron que aquello se les quedaba corto. Y pensaron en llevar a la práctica lo que les estaban enseñando en clase.


“Vimos que la Escuela Indaliana de Pechina tenía un programa de hipoterapia para niños de Educación Especial. Les propusimos ir a lo largo del mes de noviembre y aceptaron encantados. Para nosotros ha sido sorprendente lo que han mejorado estos niños, algunos de ellos con muchas dificultades, en cuanto han estado en contacto con los animales”, explica María Morellón, profesora del colegio Mar Mediterráneo y tutora de los pequeños que han participado en el programa de hipoterapia. 


Los niños que han participado en el taller, ocho en total de entre 7 a 13 años, suelen asustarse cuando ocurre algo que les hace salirse de su rutina, señala su tutora, pero aceptaron sin miedo de ningún tipo a los animales a pesar de ser muy grandes para ellos. “Les ha venido muy bien la experiencia, tanto a nivel emocional como cognitivo”, cuenta.


El primer día, cuando llegaron a la Escuela Indaliana de Pechina, los críos sí se asustaron un poco al ver de frente la cara de uno de los equinos que estaba en el establo, pero el temor desapareció enseguida, en cuanto vieron que el animal estaba tranquilo y se dejaba acariciar. “Les enseñamos cómo hay que alimentarles y fue bonito ver cómo cada niño cogía su cubo, lo llenaba de paja y le daba de comer al animal. Luego han visto los cuidados que necesitan, les han peinado y han montado en ellos, siempre bajo la supervisión de un monitor”, relata la maestra.




Ejercicios a medida
Los ejercicios se han realizado a medida, dependiendo del problema que tiene cada niño: a aquellos que presentan más dificultades motoras, se les ha ayudado a que mejoren en ese aspecto y a los que sufren parálisis cerebral, se ha insistido en el estiramiento de sus extremidades.  “El miedo ha sido cero. Para ellos, ha sido muy satisfactorio y enriquecedor y para nosotros también. La actividad nos ha permitido enfocar un proyecto de trimestre del colegio y experimentar con lo que les hemos contado en clase”, relata María Morellón. 


Tanto las familias como las maestras de las aulas específicas del CEIP Mar Mediterráneo, que agradecen a la Escuela Indaliana su implicación y apoyo, creen que iniciativas como esta son muy importantes para los niños con necesidades educativas especiales. “Lo que esperamos es que perduren en el tiempo y que sirvan de punto de partida para la puesta en marcha de otras  que permitan la accesibilidad de nuestros alumnos y alumnas y el desarrollo y aprendizaje de los mismos”, cuenta.


Desde hace casi quince años, el equipo de intervenciones asistidas con caballos de la Escuela Indaliana de Arte Ecuestre, en Pechina, trabaja en hipoterapia con niños con necesidades especiales. El programa se mantiene gracias a subvenciones de organismos locales (como el Patronato Municipal de Deportes) y al trabajo conjunto de un equipo de voluntarios formados en el propio centro que, con su implicación y sus ganas, hacen que cada día la Escuela esté más presente en la realidad social de la provincia. 


El centro es uno de los pioneros en el trabajo con equinos y su labor ha sido reconocida, entre otros, por la Universidad de Almería, la Federación Española de Terapias Ecuestres, el Patronato Municipal de Deportes de Almería y diversos profesionales de prestigio del sector ecuestre.
 



Temas relacionados

para ti

en destaque