La caída del ‘Rey del hachís’ sacude la ruta del Mar de Alborán

Europol lo vincula con el barco apresado en Almería en septiembre con 20 toneladas de droga en la bodega

Una intervención de la UCO de la Guardia Civil enmarcada en una investigación de Europol permitió la captura del buque Martin N. en Alborán. La desca
Una intervención de la UCO de la Guardia Civil enmarcada en una investigación de Europol permitió la captura del buque Martin N. en Alborán. La desca

Joaquín El Chapo Guzmán, el narcotraficante más famoso del mundo, ganó un espacio en la exclusiva lista de magnates de Forbes gracias a una fortuna de 11.000 millones de dólares curtida en el mercado de la cocaína y el sicariato. Cuando los marines mexicanos registraron su guarida en la temida Sinaloa hallaron un ejemplar de Cero, cero, cero,  el ensayo del escritor italiano Roberto Saviano sobre las claves financieras del mercado global de la droga. Los grandes capos mueven cantidades ingentes, pero son especialmente gestores de empresas multinacionales. Da igual el producto. Polvo blanco, cristales o pasta de cannabis.


El Rey del hachís se llama Ben Ziane Berhili. Tiene 57 años de edad y regenta una sociedad pastelera en Marruecos con unos 60 empleados a su cargo. Europol cree que el capo ocupa la punta de una pirámide financiera capaz de mover cada mes unas 30 toneladas de resina de hachís con destino a Europa y países desestabilizados del norte de África y Oriente Medio. Almería aparece marcado en rojo en el mapa de sus rutas. Ben Ziane Berhili fue detenido el pasado mes de octubre en una operación multilateral desarrollada en la ciudad de marroquí de Casablanca, aunque su captura se hizo pública la pasada semana en una comparecencia de delegados de Europol y la Guardia di Finanza en Palermo (Italia).  “Es el extremo de la cadena”. Un chico fuma un porro vendido por un minorista a pie de calle, comprado a un distribuidor de barrio, adquirido a un traficante a mediana escala, llegado desde un mayorista en Marruecos, exportado por un gran capo. Y encima de todos ellos, el Rey del hachís.


Tres años de investigaciones vinculan a Berhili con los grandes envíos de droga de la llamada Ruta del Mediterráneo Occidental, con una decena de decomisos récord en la provincia de Almería. El traficante sería el promotor del alijo de 19.600 kilos de hachís localizado el 23 de septiembre en el Mar de Alborán a bordo de un buque con bandera de Panamá.


La figura estilizada del Martin N. de 80 metros de eslora accedió a la dársena del Puerto de Almería con el puente de mando tomado por agentes de la Guardia Civil y con una docena de tripulantes ucranianos (también un uzbeko) esposados en la cubierta. El abordaje pertenecía a una operación mayor conocida como Rosa de los vientos y emparentada con una maniobra para cortocircuitar las conexiones del narcotráfico con las mafias italianas y redes de inspiración yihadista en Libia.




Coordinada por Europol
Según Europol, las informaciones de la Inteligencia situaban al capo detrás de este envío y, al mismo tiempo, como promotor de otros cargamentos en buques mercantes, pesqueros, veleros y lanchas rápidas comunes en la ruta entre Nador y el litoral de Almería-Málaga. La investigación sobre Ben Ziane Berhili de Francia, Italia, España y Grecia, coordinada por Europol, comenzó en 2013. Precisamente en el mes de septiembre de ese mismo año llegó a la provincia de Almería el primer macroalijo de hachís. Entonces, la Agencia Tributaria localizó en el Mar de Alborán el mercante Moon Light con 18.000 kilos de resina de hachís (luego subastado en el Puerto de Almería).
La captura fue un hito e inauguró una etapa de macrooperaciones con una docena de buques implicados y más de un centenar de toneladas de hachís decomisadas. La mayoría de los barcos fueron trasladados a Almería (el Mediterráneo se estrecha en el paso entre la provincia y Argelia, tras la Isla de Alborán), si bien Málaga y la Región de Murcia reclaman también su mención con importantes decomisos. Además, consta la llegada de barcos hasta las proximidades italianas.


Según Europol, el narco habría preparado su último gran golpe en la región de Settat, zona interior al sureste de Casablanca. La Gendarmería interceptó un convoy por carretera con 30 toneladas de droga. Un buque frente a las playas de Agadir (ciudad atlántica más al sur) esperaba la mercancía del pastelero que reinó en el mercado del hachís.


 

Temas relacionados
Agencia Tributaria Forbes Tráfico de drogas Empresas Drogas Mar de Alborán Puerto de Almería Jugadores

para ti

en destaque