La confluencia de izquierdas no engancha y el general Julio Rodríguez se queda sin escaño

La coalición pierde 11.000 votos respecto a la suma de listas en el 20D, a pesar del aumento de la participación un 4 por ciento en Almería

El corazón del barrio de Los Ángeles esconde el tesoro del esfuerzo diario de sus vecinos. La lucha de las familias por resistir las acometidas de la crisis económica y el desempleo. El triunfo de la normalidad cotidiana. Las voces anónimas de las gentes de la calle. Y un símbolo, el Mercado de Abastos.


Ante su fachada, en la sede de la Asociación de Vecinos La Palmera, medio centenar de seguidores del proyecto Unidos Podemos (Podemos, Izquierda Unida y Equo), se concentraron a medio camino entre la desolación y la resignación. No celebraron anoche el sorpasso. Ni la posibilidad de desalojar al Partido Popular del Gobierno central. Ni siquiera un diputado para la confluencia en la provincia de Almería.


El general Julio Rodríguez, ex Jefe del Estado Mayor del Defensa (para los neófitos, máxima autoridad militar tras el Rey, el presidente del Gobierno y el Ministro de Defensa), se queda fuera del Congreso de los Diputados contra todo pronóstico.


Julio Rodríguez (Podemos) cambió Zaragoza por Almería para atar su presencia en en la Cámara Baja, recogiendo el resultado obtenido hace seis meses por el abogado David Bravo (también paracaidista), sin embargo, el apoyo de la dirección nacional de Podemos y su mayor presencia en actos públicos durante la campaña no le han permitido ganarse un sitio en el Parlamento.


La confluencia no ha funcionado. Con un 4 por ciento más de participación en Almería y la adhesión de los ecologistas de Equo a la misma papeleta, Unidos Podemos obtuvo ayer casi 11.000 votos menos que la suma de las dos listas en el 20D. Podemos e Izquierda Unida recogieron entonces 50.200 votos, frente a los 39.600 del 26J.


¿Las causas?
Ciudadanos apuntaló su diputado por Almería con un porcentaje similar a los comicios anteriores y, por tanto, el zarpazo llegó más a la derecha. El éxito del Partido Popular con un 5 por ciento más de apoyos en las urnas arrebató las posibilidades de la formación de izquierda de llevar sus propuestas a Madrid, con acento  almeriense.


“La provincia de Almería ha vuelto a darle la mayoría al Partido Popular, a un PP que humilla, roba y expolia a la clase trabajadora”, lamentó  Rosalía Martín, coordinadora provincial de IU. “El miedo iba a cambiar de bando y el miedo ha ganado estos últimos días”.


El otrora “ministrable” Julio Rodríguez compareció por videoconferencia desde la capital para lanzar un mensaje de apoyo a la militancia. “Ha sido un placer, un lujo compartir la campaña con vosotros”, dijo ex Jemad. “Estad seguros de que sigo implicado en el proyecto, esto es una carrera de fondo en la que sólo hemos recorrido los primeros kilómetros”, añadió.


El general Julio Rodríguez apunta a cierta celeridad en la preparación de una candidatura conjunta, una línea argumental mantenida por otros responsables de la formación en la provincia. “Ha sido una confluencia no hecha con todo el tiempo que deberíamos haber tenido y probablemente haya que trabajarla más desde la base, no sólo por arriba”, señaló Sonia Barreiro (IU), número dos de la lista al Congreso. “Tenemos tarea por delante, hay que explicarle a la gente la diferencia entre unas políticas y otras, y sus consecuencias”.


Joaquín Arnalte, portavoz de Equo, dirige su mirada a claves nacionales. “Creo que hay que buscar las causas en una Europa divida, en una Europa fracturada, en la que las fuerzas nacionalistas, conservadoras y algunas fascistas en ascenso provocan un reflejo directo”, analizó. “En este contexto hay dos proyectos: el proyecto de recortes económicos, la austeridad y el recorte de libertades, y el proyecto de colocar los derechos de las personas en el centro de las políticas”, concluyó. Para Unidos Podemos Almería, en las elecciones del 26 de junio ganó el primero.


Sin opciones al Senado
Mónica Fernández Amador (Podemos), número uno de la lista de la confluencia al Senado, se quedó muy lejos de representar a Almería en la Cámara Alta. La candidata apostó por continuar el trabajo iniciado. “Los resultados no son buenos. En diciembre fue una gran alegría ver que podíamos romper el bipartidismo, pero ahora nos damos cuenta de que va a costar un poco más”, valoró.  


“Son unos resultados que nos invitan a seguir trabajando, esto no nos puede llevar a desanimarnos, al contrario, tenemos que seguir porque es un proyecto bueno”, apostilló la candidato. El Senado fue es esta ocasión coto cerrado del PP de Almería, con tres representantes. 


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería