Trabajar “sí es posible” con un trastorno del síndrome autista

Jorge Villanueva trabaja en Aspapros en la atención a personas en situación de dependencia

Jjorge Villanueva Fernández trabaja en Aspapros.
Jjorge Villanueva Fernández trabaja en Aspapros.
María Medina 15:06 • 24 abr. 2016

A los 3 años no distinguía su propio nombre y la primera vez que dijo mamá iba a cumplir 6 años. Hoy, Jorge Villanueva Fernández ha cumplido los 21 y el síndrome de espectro autista que padece no le ha impedido, “eso sí, con mucho esfuerzo”, empezar a trabajar como cualquier otro joven. Lleva más de un mes como auxiliar en la atención a personas en situación de dependencia en la residencia de Aspapros para personas con discapacidad intelectual. 


Su apuesta, primero por la formación, y después por el ámbito laboral son ejemplo para otros y “esperanza” para las familias de quienes, como él, padecen un trastorno autista. Familias que siguen solicitando el apoyo de las administraciones y de la sociedad en general para atender no sólo a niños con autismo, sino también a los adolescentes y después adultos que padecen estas patologías.


Buscar apoyos “Es toda una vida dedicada a que salga adelante, buscando apoyos para que, a su ritmo, Jorge pueda tener una vida lo más normalizada posible”, dice su madre, Lourdes Fernández. Miembro de la Asociación Asperger Almería, asegura que en casa  han practicado mucho con él y siempre, le han dado la vuelta a lo que no iba bien, para que al final fuera como tenía que ir. Un apoyo constante que su hijo reconoce y agradece.
El primer trabajo de Jorge Villanueva (estuvo antes un mes de prácticas en la FAAM) ha sorprendido a este joven que vive la experiencia laboral como algo “muy positivo”. “Me sorprende la rapidez con la que me han acogido en Aspapros  y lo bien que yo me he adaptado”.


Encargado de la supervisión de los usuarios de la residencia en el aseo diario, en sus descansos y también del apoyo que puedan necesitar en el comedor, por ejemplo, Villanueva agradece la confianza que Aspapros y también los usuarios han depositado en él.




Superar dificultades Asegura que las dificultades “se pueden superar” y, si bien el grado de discapacidad influye, también lo hacen y mucho la motivación de cada persona y el apoyo de la familia. La suya ha sabido empujarle y le han dado “la libertad necesaria” para, incluso, dice, viajar solo a Argentina, donde tiene muy buenos amigos. No en vano, se dice seguidor el Real Madrid y de la UD Almería, pero también del Boca Juniors y un equipo de la provincia de Mendoza, en Argentina. El fútbol no es su única afición. “Me gusta la automoción y la aviación”, asegura.


Perfeccionista Eso sí, en el trabajo le gusta ser perfeccionista. Se sabe responsable y apuesta por superarse todos los días. A Jorge se le da bien el trato con las personas, “y muy bien si son niños”. Ha sido voluntario en asociaciones escolares y se mantiene vinculado al CEIP Rafael Alberti donde estudió y también a IES Maestro Padilla, donde cursó en el aula específica.


En el IES María Inmaculada ha estudiado una FP de auxiliar administrativo “con mucho esfuerzo” y ahora acaba el grado medio de Formación Profesional de Atención a Personas en Situación de Discapacidad. Con las prácticas laborales que realiza en Aspapros, donde estará hasta el 22 de junio, terminará su formación y se lanzará a mercado laboral. “Sé que la cosa está difícil pero sé que puedo trabajar. Me encantaría quedarme en Aspapros, pero no seré exigente, me gustará trabajar en lo que me toque”, dice encantado. 



Temas relacionados

para ti

en destaque