El Trasvase del Negratín-Almanzora abre el grifo gracias a las últimas lluvias

Los regantes piden que se tomen medidas para evitar que se produzca una nueva crisis hídrica

El Negratín volverá a suministrar agua al Almanzora tras las últimas lluvias.
El Negratín volverá a suministrar agua al Almanzora tras las últimas lluvias. La Voz

Una vez más la crisis generada por la falta de agua (incluida la de consumo humano)  en las comarcas del Almanzora y el Levante no ha sido atajada a tiempo por ningún actor político. Ha sido la ‘caprichosa’ climatología la que ha permitido que el grifo del trasvase del Negratín-Almanzora vuelva a abrirse.


El agua caída en los últimos días ha hecho que el los embalses recuperen el nivel requerido para que pueda volver a trasvasarse un agua que no sólo nutre buena parte del campo de las comarcas mencionadas sino también el consumo humano en núcleos de la importancia de Albox u Olula del Río. Así lo ha anunciado este martes en la SER el presidente de la Federación de Regantes de Almería (Feral), José Antonio Fernández, quien ha celebrado que este martes se haya restablecido se “el suministro de agua del pantano al Almanzora” por lo que “en los próximos días las comunidades de regantes comenzarán a recibir su dotación de agua”. 


De forma inminente
La normalidad en cuanto al abastecimiento de este bien líquido volverá de forma inminente a estas comarcas aunque Fernández, que también es presidente de la Mesa del Agua de Almería, advierte de que esta situación volverá a darse, por lo que pide tomar ahora las medidas que eviten otra crisis similar en un futuro. 

Sobre la posibilidad de utilizar los pozos de emergencia de Alcóntar, el presidente de Feral pide que “ahora que no hacen falta, con reflexión y serenidad, se tome alguna medida para cuando hagan falta porque con la desaladora de Villaricos averiada, esos pozos vendrían muy bien para cuando se necesiten, sobre todo para consumo”. Con las últimas lluvias el embalse del Negratín ha recibido cerca de 2 hectómetros cúbicos y a las cinco de la tarde de ayer martes sus reservas ya se situaban en 210,34 hectómetros cúbicos.


Gracias a las precipitaciones se cumplen los dos requisitos mínimos exigidos para que se pueda trasvasarse agua desde el embalse granadino hasta el Almanzora. En primer lugar, el Negratín tiene embalsados más de 210 hectómetros cúbicos, que son las reservas mínimas para que Almería pueda recibir sus aguas. En segundo lugar, la regulación general de la cuenca del Guadalquivir se encuentra esta tarde por encima del mínimo establecido que está fijado en el 30%.


Según han explicado también el presidente de Aguas del Almanzora, Javier Serrano, las lluvias de este lunes y martes han hecho “que se hayan superado los dos limites que impiden trasvasar agua, ya que contamos con 30,3% de la regulación general y en el pantano hay 210,34 hectómetros cúbicos embalsados, una cifra que suponemos que subirá un poco más durante las próximas horas”. Los datos señalados anteriormente permiten que a partir de este miércoles se empiece “a elevar el agua para el trasvase ya que se ha dado la orden de poner en marcha las bombas de elevación. En primer lugar se llenarán las balsas vacías y, calculamos que a partir de pasado mañana el agua llegará ya a los regantes”, ha señalado Serrano, quien también ha estimado que con estos datos “podremos estar recibiendo agua sin problemas hasta finales de año”.


A la espera de infraestructuras 
A pesar de la “gran noticia” de la reapertura, Serrano explica que desde el Almanzora “tendremos que seguir mirando al cielo esperando la lluvia hasta que estén arregladas u operativas las infraestructuras que ahora mismo no aportan soluciones”.


Los regantes también señalan que debido a las lluvias igualmente registradas en el Campo de Níjar se podrá recibir agua procedente de los excedentes de la desaladora de Carboneras que no serán utilizados por Níjar en los próximos días y que podrán llegar hasta el Almanzora. Cabe recordar que el Trasvase Negratín-Almanzora es vital para el sector agroalimentario de la comarca del Almanzora puesto que de él depende el riego de más de 24.000 hectáreas. 


Dos largos meses de crisis hídrica

El corte del Trasvase del Negratín-Almanzora se produjo a comienzos de octubre debido al descenso en el nivel del embalse ante la falta de lluvias. Esto dio origen al estudio de soluciones entre las que se encontraba el uso de los pozos de emergencia ubicados en Alcóntar, aunque esta posibilidad chocó con las protestas de asociaciones ambientalistas y de colectivos y formaciones políticos como el Partido Socialista, pese a ser reclamada por los alcaldes de Albox y Olula del Río, entre otros, y por los regantes. Lo cierto es que han sido las precipitaciones las que han vuelto a atajar este problema, tal y como sucediera años atrás, pero con la seguridad de que, más pronto que tarde, alguien tendrá que encontrar una solución definitiva ante una situación de sequía que amenaza con cronificarse.