Hola , envíanos tu receta
  • FORMULARIO DE ENVíO
  • LA VOZ DE ALMERÍA, S.L.U., RADIO SABINAL, S.A. y COMERCIALIZACIÓN DE MEDIOS 2000, S.A.U. son los responsables del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.
  • NECESITAMOS TU CONSENTIMIENTO PARA
    (aunque si no aceptas podrás registrarte igualmente)
  • * Campos obligatorios
    La Voz de Almería se reserva el derecho de resumir las recetas y de publicar aquellas que considere oportuno.

almeriense

Liebre estofada con piñones

  • La Voz de Almería
  • ·
  • Dificultad Media
  • ·
  • Comensales 4

Ingredientes

- 4 muslos enteros de liebre
- 2 cebollas pequeñas
- 2 tomates
- 1/2 l. de vino blanco
- 1 dl. de aceite de oliva
- 1 l. de agua
- 100 grs. de piñones
- 2 hojas de laurel
- 1 ramita de apio
- 4 dientes de ajo
- 1 puerro
- pimienta negra
- tomillo y sal

Preparación

Para 4 personas Ponemos un cazo en el fuego con el agua, el vino, la pimienta, el tomillo, el laurel, los muslos de liebre y un poco de sal. Dejamos cocer 30 minutos aproximadamente hasta que la carne empiece a estar tierna y sacamos estos cuartos traseros y los dejamos escurrir. Mientras, picamos la cebolla, el puerro, los tomates, los ajos y el apio en trocitos muy pequeños. En una cazuela de barro con el aceite templado freímos ligeramente los piñones y los reservamos. A continuación doramos los muslos de liebre en este aceite y añadimos los ajos y la cebolla, el apio y el puerro, por este orden y dejando un intervalo de un minuto entre uno y otro. Seguidamente agregamos los tomates y sazonamos. Una vez que el sofrito esté en su punto incorporamos el caldo de su cocción y los piñones. Hervimos otros 20 minutos más, reduciendo la intensidad del fuego, hasta que la carne esté tierna y jugosa. Como guarnición, no vendrían nada mal unas patatas al ajillo de Níjar, que hicimos en capítulos anteriores.