La OCAL enamora en el claustro de la Catedral

Cierre del Ciclo 3 Lunas en el nuevo espacio cultural de la ciudad

No era una noche más. Ni siquiera podríamos catalogarlo como concierto, no fue una actuación al uso. Fue una obra, un engranaje perfectamente diseñado que se acopló de manera minuciosa mezclando música, teatro, juego de luces, attrezzo y un Claustro de la Catedral de Almería que sirvió de fortaleza para que el público no perdiese detalle de la representación artística que estaban presenciando, Cartas a Julieta. Todo, envuelto por la voz y el talento de Thomas Vikström, el cantante que hizo suyo el escenario, la Catedral y el sentir de todos los presentes con su carisma.

más leídas

destacadas La Voz de Almería