Recordando a la maestra y poeta almeriense Pura López Cortés

Recordando a la maestra y poeta almeriense Pura López Cortés

José Ruiz Fernández

El pasado día 15 de noviembre se cumplió un año de la muerte de la maestra, dinamizadora cultural y poeta almeriense, Pura López Cortés, compañera en el Instituto de Estudios Almerienses y participante en algunas actividades culturales realizadas en Berja allá por los años ochenta y noventa. Con el fin de recuperar su memoria, he creído oportuno traer aquí un breve esbozo biográfico.


“Nací en Almería el día 13 de julio de 1952. Mi vida es muy corriente, soy la mayor de dos hermanas, soy soltera, no tengo hijos pese a ser lo que más he deseado desde muy joven. Estudié magisterio porque me gustaba ser maestra y he sido una maestra vocacional, la enseñanza me ha dado grandes alegrías, tengo algunos cursos de Filosofía y Letras; pero entre las clases, las actividades extraescolares que me buscaba, la escritura y la juventud, que te da muchas ganas de divertirte y la enfermedad que a veces te visita con más asiduidad de lo deseado, no terminé (…)”. 


Así comienza su autobiografía publicada en la obra colectiva Biografías de mujeres andaluzas en el año 2008, una biografía  polifacética en la que a lo largo de su vida, Pura López Cortés supo compaginar sus tres grandes pasiones: la vocación por la enseñanza como maestra, el oficio de poeta y su papel como dinamizadora cultural. Durante el ejercicio de la docencia se especializó en filología e investigación literaria, dando clases en el colegio “Nuestra Señora del Milagro” de Almería como profesora-tutora de Lengua y Literatura desde el mes de enero de 1971 hasta el mes de octubre de 2007, fecha en la que le fue concedida la excedencia, desempeñando también las funciones de bibliotecaria del centro educativo durante 18 años.


Publicaciones. Pura López Cortés fue autora de cinco libros de texto de Lengua y Literatura con antología de lecturas para la segunda etapa de E.G.B., y todo un referente para sus alumnos y alumnas, quienes llegaron a colaborar con ella en alguna de sus publicaciones. Pero, además, Pura López Cortés publicó dieciséis libros individuales de poesía. En mi biblioteca he encontrado cuatro libros suyos, algunos de ellos dedicados: Égloga urbana (1974-1990); El mar y los poetas (1991); Miguel Hernández. Un poeta necesario (1992); y Versos de asfalto (1996), más el cuento “De como llovió en el Sur”, publicado en la obra colectiva Cuentos desde el Sur, que fue editada por UNICEF de Almería en 1990. 


Otros títulos suyos son: El espíritu de la Ilustración en los caprichos de Goya (1997); Antología del recuerdo (2003); y Alacena, poesía fundamental (2010), estos dos últimos, con prólogo de Antonina Rodrigo. Asimismo, publicó varios libros dirigidos a un público infantil: Versos para jugar (1990); Chocolate con versos (2000); En la esquina del aire (2003); y A la orilla del viento (2008). 


Cargos y premios. En el mes de octubre de 1999 fue elegida vicepresidenta del Ateneo de Almería, dirigiendo los “Pliegos Poéticos”. Casi cuatro años más tarde fue elegida presidenta de esta institución. Además coordinó “Cartas Poéticas”, publicación del Instituto Andaluz de la Juventud. Fue miembro del consejo editorial de la revista Extramuros (Granada) y del Instituto de Estudios Almerienses, delegada por Almería de la Sección Andaluza de la Asociación Colegial de Escritores y miembro de la Asociación de Críticos Literarios. Durante su singladura literaria consiguió varios galardones. Así, fue primer premio juvenil de poesía “Ciudad de Almería” en el año 1972; finalista del premio “Encina de La Cañada”, en 1992; primer premio de poesía “Victoria Kent”, en 2003; segundo premio de poesía “Antonia Guerrero”, en 2007; y finalista del premio de la Crítica andaluza, en el año 2010. Sus versos aparecen en más de 40 antologías literarias.


Dinamizadora cultural. En esta faceta, Pura López Cortés estuvo presente en numerosas lecturas poéticas en todas las provincias de Andalucía, y en las capitales de Burgos, Murcia y Madrid, participando en los principales foros culturales almerienses de los años setenta (Tertulia Indaliana y Ateneo de Almería). 


También intervino en actos culturales organizados por los pueblos de la geografía almeriense. Así, en abril de 1987 participó, junto con otros destacados poetas, en el recital poético que organizó el Ayuntamiento de Berja en homenaje a los hermanos Manuel y Miguel Salmerón Pellón. Asimismo, colaboró en el especial de Navidad del periódico de información local de Berja Sierra de Gádor, núm. 4, publicado en el mes de diciembre de 1992, con un precioso artículo titulado “Del villancico”, con algunas ilustraciones hechas a plumilla por su padre, el profesor Rafael López Zurita.


Murió en Madrid, tras padecer una grave enfermedad que le llevó a la muerte, el día 15 de noviembre de 2019, a los 67 años de edad. Ella misma en el mes de diciembre de 2008 hizo pública su última voluntad: 


“Cuando me muera, ojalá sea muy tarde, quiero que entierren mis cenizas en el Cerro de la Cruz, en Alhama de Almería, donde tanto he disfrutado y disfruto bajo sus pinos y sus plantas olorosas, y allí pongan una placa pequeña en piedra de cantería, con la frase del cantautor Alberto Cortez, que dice: “QUÉ SUERTE HE TENIDO DE NACER”, porque a mí me gusta mucho vivir”.