“365 días sin Nacho”: en memoria de Nacho López-Gay

Nacho López-Gay

Hermano, hoy no hace un año, sino 365 días uno tras otro en los que no estás y noto tu ausencia. Creo que el destino se equivocó contigo; no tuviste que irte, no tocaba en ese momento. Duele más de lo que jamás imaginé; demasiados años junto a ti, de risas, llantos, conversaciones y complicidades.


Nacho, allí donde te encuentres, quiero decirte que ya puedo ver amanecer sin asustarme, he aprendido a vivir sin verte, hablo contigo y te oigo, te miro y me devuelves la mirada. Estoy aprendiendo a vivir contigo dentro, empiezo a tener sosiego y paz y conociéndote seguro que te gustará saberlo.


Me siento muy afortunada por haberte tenido como hermano y por haberme sentido tan querida y, como dice la canción, “qué bonito es saber que siempre estás ahí”.


Aunque mi vida fue mejor cuando estabas cerca, la vida sigue, pero ésta jamás podrá  devolverme a mi querido hermano.


Te quiero. Tu hermana María del Carmen.