Adiós a Javier Marchante, la pasión por el teatro

Javier Marchante

Marta Rodríguez

El profesor y 'teatrero' Javier Marchante, una de las llamas que mantuvo vivo el fuego de las Jornadas del Siglo de Oro de Almería, fallecía este viernes a los 66 años en su pueblo, Alcázar de San Juan, donde había regresado tras jubilarse después de estar afincado en la capital durante muchos años.


Divertido, amigo de sus amigos, ingenioso y comprometido con los más desfavorecidos -fue voluntario de Cruz Roja-, Marchante deja un importante legado inmaterial en Almería. Por un lado, en las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, festival que defendió de forma feroz desde la asociación que lo organiza y donde desempeñó diversas funciones, entre otras, la de responsable de prensa en sus ediciones más brillantes. Por otro, en el IES Río Andarax de El Puche, centro en el que trabajó como profesor intercultural dejando una profunda huella en sus alumnos, en especial en los que embarcó en la aventura de Teatro El Masrah, compañía que buscaba la integración a través de la aproximación a los clásicos.


A pesar de ser muy manchego, a Marchante le costó abandonar Almería una vez jubilado, ya que aquí había cultivado grandes amistades y el cariño de sus compañeros y alumnos. Espectador fiel de cuantos espectáculos se programaban en los teatro de la provincia, no perdía la ocasión de charlar con los actores y de compartir e inculcar su pasión por el teatro a los que lo rodeaban.


Personalidades de las artes escénicas como Manuel Canseco, Andrés Peláez y Antonio Serrano, fundador y director durante 27 ediciones de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, arroparon a su familia en su funeral. Las muestras de cariño han sido constantes en las redes sociales.