La bola azul

  • Macarena Plá
  • 11.09.2021

Por circunstancias personales estoy yendo a la bola azul dos días a la semana. Ver el entorno de ese hospital es muy deprimente. Rodeado de un cargadero de perros ,ni un banco donde sentarse ni pacientes ni familiares ni personal que necesita comer algo a media mañana. Churretones y goteras por las paredes , sucias y negras. Imposible parar un coche de los que acuden a llevar a sus familiares a consulta, revisión ,fisio, quimio... Porque , porque? Hay un mercadillo los lunes a 20 metros del hospital . Esto me ha transportado a los hospitales de la posguerra . No puedo ni creer que estemos en Almería en 2021.