Grupo Control

Cámaras termográficas: la herramienta necesaria para controlar la temperatura en espacios públicos

Este sistema es una medida de contención frente al avance del Covid-19 y un método indispensable para la seguridad y vuelta a la normalidad de los negocios.

La crisis del coronavirus ha llegado para cambiar por completo la realidad social. Tanto, que todas las empresas y administraciones públicas ya tienen que pensar en cómo adaptarse a la nueva situación, especialmente aquellos espacios públicos en los que el paso de personas es habitual. Y ya no podrá ser igual, pues el control de la temperatura va a ser, sin lugar a duda, el determinador para medir quién puede acceder a los lugares públicos con el objetivo de mantener lo mejor posible la salud de todos.

Grupo Control se anticipa a la nueva situación derivada del avance del coronavirus para ofrecer diferentes soluciones de medición de temperatura corporal mediante cámaras termográficas. Estos sistemas se pueden instalar de manera permanente o fija en accesos a edificios de oficinas, aeropuertos, estaciones, fábricas, etc. Se trata de dispositivos capaces de medir la temperatura del cuerpo humano mediante imagen térmica de alta precisión y con un margen mínimo de error de tan solo +/- 0,5 grados.

También existen dispositivos portátiles o de mano para lugares de afluencia de manera puntual, que ofrecen las mismas garantías y varias ventajas frente a los termómetros de infrarrojos convencionales. Una de estas ventajas es la distancia en metros entre operador y personas, superior al de los termómetros lo que minimiza los riesgos de contagios. También son muy eficientes en multitudes que se mueven rápidamente para detectar personas con fiebre.

Las cámaras termográficas tienen múltiples aplicaciones en lugares de afluencia elevada como: hospitales, tiendas y centros comerciales, oficinas, estaciones y aeropuertos, trenes y aviones, colegios y centros educativos o fábricas. Suponen además un gran aliado para la reapertura de negocios con total seguridad o para control de accesos con reconocimiento facial.

Estos dispositivos suponen un importante avance como medida de contención del Covid-19 y su uso se extenderá de forma paulatina para volver a la actividad económica y social previa a la pandemia. Además, su utilización e instalación es muy sencilla ya que es fácilmente integrable en el PC o el móvil del cliente.

Algunos de los sistemas ofrecen además reconocimiento facial de manera inmediata. Con ellas se puede detectar si las personas que acceden a determinados lugares o puestos de trabajo llevan puesta la mascarilla, en caso de que sea obligatorio, o si tienen fiebre.

Grupo Control también dispone de cámaras tipo bullet, que pueden controlar la temperatura de hasta 30 personas a la vez, con canal visible y canal térmico y con múltiples aplicaciones, tanto para lugares públicos en eventos concretos o puntuales como en medios de transporte como trenes, aviones, etc.

Conocedor de esta realidad es el técnico Enric Izquierdo, quien, gracias a sus conocimientos y experiencia, es capaz de explicar a la perfección cómo será la situación en aquellos lugares de acceso público y la necesidad de contar con herramientas de control de la temperatura.

¿Por qué van a ser tan importantes las mediciones de temperatura?
Desde el punto de vista de los negocios y de las administraciones públicas, en el estado desconfinamiento esto os permite asegurar que las personas que llegan a un lugar están exentas de fiebre, una de las principales características del coronavirus. El sistema simplemente va a detectar cuándo una persona sobrepasa un umbral de temperatura que se marque en el sistema, que habitualmente está entre 37 y 37 grados y medio.

¿Son herramientas que pueden adaptarse a las necesidades de cada lugar?
En función del negocio, la administración publica o el espacio en el que se van a instalar hay distintos tipos de herramientas. Varían según el tipo de óptica, la distancia a la cual permiten detectar esa temperatura... No es lo mismo un equipo de mano que requiere una distancia de toma del dato entre 80 centímetros y un metro y medio, que una cámara termográfica con una óptica de 15 milímetros que nos permite ubicarla a una distancia de unos 9 metros. Grupo Control cuenta con los conocimientos y la experiencia para valorar qué sistema es el mejor en función de las necesidades de cada lugar.

Grupo Control cuenta con los conocimientos y la experiencia para valorar qué sistema es el mejor en función de las necesidades de cada lugar.

¿Se pueden instalar en todos los tipos de lugares publicas?
Como especialistas evaluamos que solución es mejor para cada espacio y las necesidades de nuestro cliente, pero tenemos soluciones para todos los tipos que hay. Porque para un bar puede ser una pistola de mano simplemente y para un aeropuerto un arco detector. También tenemos herramientas de detección que funcionan por wifi y que quedan instaladas y mandan alerta al propietario si entra alguien con una temperatura superior. Tenemos sistemas para todos, desde simplemente control de la temperatura termográfica hasta control de acceso con medidas de temperatura y detección facial. Además, tenemos algo muy importante como la detección de si una persona lleva o no mascarilla: mediante algoritmos de inteligencia artificial podemos validar que la persona que accede a un recinto la lleva puesta si fuera obligatorio y, en caso de que no la lleva, nos va a alertar.

¿Por qué es importante dejarlo en manos?
A nivel de uso son aparatos que no tienen muchas complicaciones, pero nosotros ya le dejamos la solución configurada para el uso exacto que necesite cada uno de nuestros clientes. Es decir, si es una empresa o una administración pública en la que hay un vigilante de seguridad y él tiene su protocolo de seguimiento, le llegará una alerta para actuar. O si no hay seguridad, mediante un zumbido podemos hacer que salte una alarma sonora o que se active algún elemento visual tipo semáforo o tipo stop. Ver la mejor solución posible en cada caso y adaptarnos es nuestro trabajo, porque es importante ajustar el proyecto a las necesidades de cada cliente, porque no hay dos clientes iguales. Tenemos que orientarlo en el abanico de posibilidades que existen y cuáles se ajustan mejor a las características de su local y sus condiciones.

Más empresas excelentes