Zurgena

Zurgena atesora un nuevo monumento en homenaje al artista Ginés Parra

La localidad cuenta desde este viernes con una obra de arte de un almeriense universal

Concejales y el alcalde, Luis Díaz, junto al autor. Al fondo, la obra.
Concejales y el alcalde, Luis Díaz, junto al autor. Al fondo, la obra. La Voz

Hace un tiempo surgió el primer contacto entre el Ayuntamiento de Zurgena y el conocido escultor Luis Ramos con el objetivo de materiales un busto dedicado a la memoria del artista Gines Parra. La necesidad de una obra que lo recordara era un sentir general, especialmente en la tierra que lo vio nacer. Como consecuencia de estos contactos se produjeron pronto los primeros bocetos y el proyecto comienzó su camino.


Hoy ese proyecto artístico y homenaje es ya una realidad después de que el artista y las autoridades locales encabezadas por el alcalde, Luis Díaz, hayan descubierto la escultura que ya brilla en el término municipal zurgenero. Al acto también han acudido representantes políticos de la Diputación de Almería como Manuel Guzmán y Domingo Fernández.


La presencia de los diputados provinciales se debe a que, durante el proceso de creación, tal y como ha narrado el artista, también se contactó con el Área de Cultura de la Diputación provincial de Almería para la realización de un proyecto de escultura contemporánea en la calle, dirigido a fomentar la cultura y el embellecimiento en los pueblos de la provincia.

 

Fruto de estos dos proyectos,  Luis Ramos fue invitado por el Área de Cultura a realizar un busto para homenajear a Gines Parra, uno de los artistas almerienses de mayor prestigio y relevancia internacional. "Toda una vida de exilio, de drama e incomprensión se vio recompensada de alguna manera con el reconocimiento de toda la élite intelectual y artística de su tiempo, tanto en calidad formando parte de la exclusiva escuela de París, como en cantidad viviendo con holgura, dignidad y la consideración del mundo de la cultura", recuerda el autor.


Por afinidades profesionales y personales con la vida y obra de Parra, el escultor Luis Ramos se fue involucrando cada vez más en el proyecto, hasta el punto de proyectar un monumento. Del busto se pasó al medio cuerpo con el adecuado incremento de las proporciones; se sumó la inclusión de una pirámide y se contó con la colaboración del Grupo Cosentino, que aportó los materiales para que sea posible el aumento del proyecto inicial. Así se fue conformando  el origen del presente conjunto escultórico que todos pueden disfrutar ya en La Alfoquia de Zurgena.


Sobre la composición general y su estructura, se trata de un medio cuerpo de mármol blanco Macael en el que se contempla al pintor observando el horizonte dispuesto a dar la próxima pincelada. Colocado sobre una escultura-base de travertino Nazarí y enfrente (en el otro extremo), una pirámide del mismo mármol blanco. Todo el grupo está sobre un rectángulo pavimentado del mismo material de la base de travertino.


Aunque a primera vista la pintura de nuestro paisano pueda parecer sencilla como la de un niño, es  sin embargo compleja y profunda como la del buscador intelectual y espiritual en que se convirtió.

Con la mirada hacia el frente, la pirámide en el fondo y una leve sonrisa en los labios, el pintor se dispone a elegir el próximo color que ha creado en su paleta para plasmarlo en el lienzo.


La austeridad de su trabajo creativo está representada por la elección de las partes geométricas que a su vez entablan diálogo con las partes orgánicas y figurativas. Vecinos y autoridades han acompañado al autor en la puesta de largo de este bonito y merecido homenaje a un zurgenero que sigue en la memoria de este municipio del Almanzora y de la provincia por el nivel y la calidad de su arte.