Albox

Manifestación espontánea para impedir la destrucción del hormigón de la rambla

La Junta exige que la zona recupere su aspecto natural por falta de autorización para la obra

Concentración de vecinos rodeando la maquinaria llegada a la zona.
Concentración de vecinos rodeando la maquinaria llegada a la zona. La Voz

La destrucción del hormigonado que recientemente se realizó en uno de los márgenes de la rambla de Albox a su paso por el núcleo urbano comenzará de manera inminente. El alcalde independiente de Albox, Francisco Torrecillas, ha lamentado lo que reconoce como “una noticia que para mi no es agradable”.


Tras conocer la noticia, decenas de albojenses se han concentrado en ese margen de la rambla y han estacionado sus coches atravesando el mismo para impedir que la máquina desplazada hasta el lugar levante el hormigón, provocando la llegada de la Guardia Civil.


Finalmente, la máquina se ha retirado poco antes de las seis de la tarde aunque según fuentes municipales volverá para intentar levantar el hormigón en las próximas horas. De hecho, ya corre por los teléfonos móviles de albojenses un llamamiento para volver al lugar mañana a las ocho de la mañana, cuando creen que regresará la máquina.


El alcalde ha recordado que “el hormigón se echó porque los vecinos lo demandaban por razones higiénicas, por el polvo y porque en esa zona ha habido siempre asfalto, no hormigón. Se hizo por ese motivo sanitario y para asegurar todas las piedras del vaciado que se hizo en la rambla porque si se metía el agua por detrás puede ser un peligro”.


Sobre la actuación asegura que “contactamos con el delegado y nos dijo que no le veía pegas”. Cuando se hizo “bien saben los vecinos que de Albox que a las nueve de la mañana ya teníamos al Seprona para denunciar la actuación”. Según Francisco Torrecillas, quien llamó al Seprona “según nos confirman es Juan Pedro Pérez Quiles, portavoz del Partido Popular”, si bien éste ha defendido que ni él "ni el Partido Popular” hayan interpuesto “denuncia alguna”.


Tras la intervención del Seprona debido a la falta de las autorizaciones necesarias para esta actuación tal y como reconoció en una sesión plenaria el alcalde albojense, Francisco Torrecillas ha detallado que “hemos estado negociando con mucha gente del Partido Popular para darle una solución a ese hormigón como se le dio en Pulpí, puesto que Pulpí tiene toda la rambla de hormigón. Lo que no entendíamos al hablar con la delegada de Agricultura y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, del Partido Popular, es el daño medioambiental que se produce, por lo que el técnico nos dijo que se aceleraba el paso del agua”, por lo que el regidor independiente se muestra contrariado por la postura de la Administración andaluza en su municipio con respecto a la de otras localidades.


A este respecto, Torrecillas defiende que “aportamos el informe de un ingeniero de caminos especialista en esto que decía que no acelerábamos el paso del agua y ese documento lo tiene la delegada, que no ha querido hacer absolutamente nada". Para Torrecillas, con "voluntad política ese hormigonado se habría arreglado como en Pulpí o en Macael, entre otros sitios donde actuaciones así son consideradas de interés público o social". El alcalde lamenta que "no ha habido voluntad política ni por el representante del Partido Popular de Albox ni por la representante del Partido Popular en la Delegación". Sin embargo, reconoce que "la delegada de la Junta en la provincia, Maribel Sánchez" y otros responsables "como el diputado provincial Óscar Liria" que han estado "preocupados por este tema y han hecho todo lo posible".




Entiende el alcalde de Albox que "antes de verme en el penal y acusarme de un delito medioambiental, quito el hormigón pero el perjudicado es todo el pueblo de Albox" y ha señalado a la delegada por otros asuntos más allá del hormigonado. "Va a pasar a la historia por perjudicar en varios asuntos al pueblo de Albox", entiende al considerarla "culpable de que el conservatorio de grado medio no viniese a Albox" así como de que el municipio se quedé sin agua potable "si la misma delegada no autoriza los pozos de emergencia en Alcóntar". Todo, antes de lanzar un mensaje a sus vecinos: "Tengo que parar esto. No puedo verme en el Penal. Me están pidiendo cárcel por esta actuación. Han podido arreglarla y no han querido. Quieren descabalgarme de la Alcaldía en el juzgado por lo que espero que entiendan la decisión que he tomado".