Kisy y Mikie, la ‘pareja de moda’ en la fruta de temporada en España

Grupo Agroponiente centra la campaña en la implantación en los mercados de sus melones y sandía

Sandía Kisy.
Sandía Kisy. La Voz

Son los dos grandes exponentes de la innovación de producto este verano en Grupo Agroponiente: la sandía Kisy y el melón Mikie no sólo tienen en común ese componente de innovador del I+D+i, sino también el que son ‘píldoras’ de extraordinario y refrescante sabor, bajo un formato pequeño en dos frutas tradicionalmente grandes, como la sandía y el melón. 


En ambos casos se trata de dos productos derivados de un intenso proceso de investigación y constantes pruebas para conseguir ese fruto en el que prima el gran sabor y el pequeño tamaño, parámetros extraídos de los estudios de mercado que han llevado a testar las demandas de los consumidores de toda Europa. 


De hecho, Javier Núñez, responsable de I+D+i de Grupo Agroponiente, resalta “la importancia de innovar para estar en permanente contacto con el mercado y no perder de vista el mercado para poder innovar. Kisy y Mikie son dos ejemplos perfecto de ese binomio entre investigación contacto con el mercado, que a su vez son las dos piedras angulares de nuestra filosofía innovadora, sobre la que descansa la creación e nuevos productos. A nadie le cabe duda, hoy en día, que el consumidor quiere sandías y melones pequeños y de gran sabor. Son dos parámetros sencillos y claros, como lo es también nuestro trabajo de desarrollar respuestas ante dichas demandas. La realidad es que estamos muy satisfechos con Kisy y Mikie, puesto que, como se está demostrando, son una respuesta muy real y fiel a lo que se nos pedía”. 


Por su parte, el director comercial de Grupo Agroponiente, Raúl Medina, confirma que “efectivamente, la respuesta del mercado está siendo muy positiva ante Kisy y Mikie, no sólo en cuanto al empuje de los consumidores sino en cuanto a las impresiones que estamos pudiendo captar de nuestros clientes. Hemos conseguido volver a dar en la diana en cuanto a ofrecer a los mercados lo que éstos nos estaban pidiendo, es decir, el resultado de un trabajo que se ha llevado a cabo con el propio consumidor, respondiendo a las nuevas formas de consumo y adaptándonos a lo que necesita el actual hogar europeo, es decir, productos de conveniencia y alta calidad con un desembolso adecuado, con un valor añadido superior. Y todo ello, contribuyendo a mantener un sistema sostenible para toda la cadena, desde el campo al consumidor, respetando el medio ambiente mediante una reducción de los residuos. La realidad es que, a estas alturas, no nos cabe absolutamente ninguna duda al respecto de que  esta tendencia marcada, en el segmento de melón y sandía, por el pequeño tamaño y el gran sabor, se va a potenciar extraordinariamente en los próximos años. Nosotros, desde luego, ya estamos ahí, en la parrilla de salida, con dos productos de excelencia”. 


Como es sabido, Kisy es una sandía que irrumpe como un nuevo concepto,  de un peso de entre 600 y 1.200 gramos por fruto, piel oscura y muy atractiva, carne roja y firme y un alto sabor que se plasma entre los 10 y 11 grados Brix. Kisy se está cultivando en fincas de las provincias de Murcia, Almería, Granada y La Mancha, bajo rigurosos protocolos de producción y envasado, preservando por encima de todo su calidad y su sabor. Además, ante el mercado, su tamaño y la consistencia de su piel hacen que sea perfecta para pelarla (como una naranja), para beber su zumo utilizándola como su propio envaso y por supuesto para transportarla y almacenarla en el refrigerador. 



Igualmente revolucionario es el concepto de Mikie, un melón del tipo ‘snow ball’, caracterizado fundamentalmente por su extraordinario sabor dulce. Con una pulpa de textura firme (el ‘buen comer’ que llaman los expertos en este segmento) sus frutos tienen entre 1 y 1.3 kilos de peso, forma redondeada, color crema con manchas verdes irregulares, carne blanca, crujiente y consistente y una dulzura que eleva sus grados Brix hasta los 15. En planta, Mikie es de color verde intenso y un vigor alto-medio, muy productiva y de buena conservación, con larga vida. Comercialmente, Mikie da calibres entre 8 y 11 y se presenta en cajas de 40x30, con posibilidad de distribuirse en alveolos. 


Kisy y Mikie están comenzando una gran historia de relación con los mercados y son ya muchos los puntos de venta en los que se pueden encontrar tanto en los mercados nacionales como internacionales, aunque el objetivo es que en años venideros se conviertan en auténticos líderes en sus respectivos segmentos, por calidad, versatilidad, funcionalidad, sabor y respuesta a las tendencias del gran consumo. 


 

Temas relacionados
Sandía Consumo I+D+i Agroponiente Medio Ambiente Verano

para ti

en destaque