Grupo Agroponiente implementa un protocolo de seguridad laboral

Es específico para sus trabajadores ante la incidencia del coronavirus COVID-19

Tal procedimiento se implantó antes de que se declarase el Estado de Alarma .
Tal procedimiento se implantó antes de que se declarase el Estado de Alarma . La Voz

Desde antes de que las repercusiones del COVID-19 comenzaran a ser severas en España, Grupo Agroponiente comenzó a llevar a cabo una estrategia destinada fundamentalmente a preservar la salud de sus empleados y profesionales y, además, a mantener, en la medida de lo posible, la actividad normal que garantizase la comercialización de los productos de sus agricultores y el abastecimiento a sus clientes. 


Así lo corrobora Daniel Padua, que es responsable de Prevención de Riesgos Laborales y Salud de Grupo Agroponiente, que constata que “nuestra actividad cotidiana ha cambiado, como lo ha hecho la de todo el mundo, con la llegada del COVID-19. Sin embargo, la realidad es que, dado que se desconocía el alcance que iba a tener este problema, nuestra reacción comenzó antes de la situación fuera grave. En Grupo Agroponiente elaboramos un primer protocolo de actuación, de cara al tratamiento de la información que nos llegara desde el exterior y su organización de forma interna”.


Padua especifica que  “siempre hemos tenido claro no dejarnos llevar por lo que hacen otros, sino siguiendo nuestro criterio y, de manera rigurosa, las indicaciones del Ministerio de Sanidad. Éste publicó, el 5 marzo, el primer procedimiento para servicios de prevención, que no considerada de riesgo nuestra actividad. A pesar de ello, comenzamos a implementar actuaciones como si hubiésemos sido catalogados de máximo riesgo. Encontramos dificultades para hacernos con material como ‘Equipos de Protección Individual’ (EPI) o soluciones hidro-alcohólicas, pero poco a poco aprovisionamos de guantes, soluciones hidroalcohólicas, mascarillas de seguridad, algunas donadas por instituciones como los ayuntamientos de El Ejido y Berja, etc”.


Además, Daniel Padua relata que, al tiempo que la empresa se proveía de material, comenzamos la implantación de la estrategia de comunicación y formación interna: “implementamos actuaciones preventivas antes de que se declarase el Estado de Alarma, como la separación de metro y medio entre puestos de trabajo, teletrabajo e implantación de turnos en oficinas, almacenes y otras actividades, así como protocolos de formación para adoptar pautas de comportamiento destinadas a minimizar riesgos. Las primeras acciones que llevamos a cabo fueron reuniones con los diferentes departamentos de Producción y Administración y con los comités de Seguridad y Salud, para trasladarles todo el plan de acción”. 



Para el responsable de Prevención de Riesgos de la compañía, “es fundamental el conocimiento al minuto de la información externa, desde el Ministerio, la Consejería, el Colegio de Médicos, etc. Hemos tenido constancia en todo momento de los procedimientos oficiales que se han ido dictado. El del día 24, por ejemplo, atendía a las situaciones por bajas o situaciones de aislamiento, los grupos sensibles o de contacto con personas con síntomas, los controles preventivos a personas con patologías previas, etc. Nuestra actitud ha sido, en todo momento, garantista. Por ejemplo, aunque el último procedimiento oficial hablaba de riesgo a partir de una temperatura corporal de 38 grados, nosotros nos hemos hecho con termómetros de infrarrojos y hemos dictado el envío del trabajador a casa desde temperaturas a partir de 37.5”.


La limpieza y desinfección es otro de los puntos clave de los protocolos que se han desarrollado en la empresa, con tres ámbitos de actuación: “primero para el propio personal de limpieza, con información sobre los productos y procedimientos de actuación; después con pautas para todo el personal, sobre todo en zonas expuestas a secreciones de personas y en cuanto a superficies metálicas o plásticas en las que se apoyan las manos; y finalmente, ofreciendo información a los empleados acerca de los comportamientos más adecuados en su entorno familiar: limpieza, uso de ropa, como deshacerse de guantes y mascarillas cuando se han usado, etc”.


Y existe una responsabilidad empresarial que va más allá de lo relacionado con el ejercicio profesional. Así, Daniel Padua relata que “nos hemos propuesto que todos nuestros empleados estén informados de las medidas razonables ante esta situación, también en sus vidas particulares. Así, se les ha informado de la importancia de no colapsar los servicios médicos y la conveniencia de informar a ‘Salud Responde’, a través de sus dos teléfonos, en caso de sentir síntomas. Igualmente, estamos preparando comunicaciones para prevenir los problemas que pueden provocar las situaciones de confinamiento desde puntos de vista como el emocional o el de la alimentación”. 


La Prevención de Riesgos Laborales y Salud en Grupo Agroponiente


El departamento de Prevención de Riesgos Laborales y Salud de la empresa lleva tiempo implantando protocolos y pautas de comportamiento general, colocando a las personas y su seguridad como el centro de toda su estrategia. En general, más allá de la situación emanada del COVID-19, Padua comenta que “nuestra labor es poner en marcha todo el aparato logístico, documental y sobre todo formativo de un servicio de Prevención de Riesgos Laborales, recopilando documentación, realizando normativas y procedimientos de trabajo seguro y definiendo y aprovisionando los equipos de protección personal necesarios, además de asegurar el conocimiento sobre su uso por parte del trabajador”.


Junto a todo ello, se ha creado un sistema de trabajo que ofrece a cada trabajador su procedimiento de trabajo seguro, “que varían en función del grupo de riesgo al que pertenece cada trabajador. También los hay específicos, por ejemplo, para casos de accidentes laborales, situaciones en las que todo está previsto según una amplia casuística, desde si hay o no que evacuar al profesional accidentado, si se le ha de acompañar al centro de asistencia, etc. Todo ello se traslada a las diferentes áreas a través de acciones formativas constantes”. En este sentido, cada día, el equipo de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa recorre las instalaciones “para recopilar los registros que han de rellenar los profesionales, comprobar que cada trabajador tiene su procedimiento y, en caso opuesto, procurárselo; además de verificar el cumplimiento de las medidas de seguridad y del sistema de trabajo”. 


 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail