UPA Andalucia valora positivamente las reformas en la Ley de Cadena Alimentaria

El ministro ha precisado que esta regulación se completará pronto con una segunda modificación

La Voz

Dentro del tiempo extraño que nos ha tocado vivir, debido a la crisis sanitaria que padecemos por la irrupción en nuestra sociedad del coronavirus, que tanto caos y graves perjuicios está ya ocasionando al sector agrario, podemos contentarnos con una gran noticia. Y es que, en el día de ayer, el ministro de Agricultura, Luis Planas compareció en el Pleno del Congreso de los Diputados, para defender la convalidación del Real Decreto-Ley 5/2020, que recoge medidas urgentes para lograr una serie reformas y articular medidas que generen un impacto positivo y el fortalecimiento del sector agroalimentario. Finalmente, la convalidación ha sido aprobada.


Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UPA Andalucía) reciben el anuncio de forma muy positiva, y recuerdan que, “desde que se aprobara en el año 2013 la Ley de Cadena Alimentaria, esta organización viene reclamando mejoras que terminen con los graves desequilibrios que se producen a lo largo de la cadena, siendo siempre el sector productor el eslabón más frágil y afectado”, ha señalado su secretario general, Miguel Cobos.


El Real Decreto-Ley, no solo cuenta con medidas para fomentar el reparto equitativo del valor añadido y reequilibrio de la cadena alimentaria, sino también para la mejora de la capacidad de negociación de los eslabones más débiles y el fortalecimiento de la competitividad de los operadores agrarios y alimentarios.

Hay todo un paquete de medidas que la organización agraria acoge satisfactoriamente, pero especialmente, valora como relevantes y necesarias algunas de las que se detallan a continuación. Destaca la obligatoriedad de que el coste efectivo de producción sea factor determinante para establecer los precios en los contratos agrarios, de manera que el precio pactado cubra dicho coste productivo.



También es un gran logro haber conseguido prohibir la “venta a pérdida”, una práctica de destruye el valor de las producciones. Es también fundamental que se vayan a regular las promociones comerciales para evitar la banalización de los productos agrarios y de los alimentos, entendiendo que, si se llega a hacer, sea a costa del beneficio de los comercializadores, pero no del de los productores. Así mismo, es importante que se vaya a dar publicidad a las sanciones impuestas a las empresas incumplidoras, como medida disuasoria y de descrédito para dichos infractores.


El ministro ha precisado que esta regulación se completará pronto con una segunda modificación de la Ley de la Cadena, con un proyecto de ley de trasposición de la Directiva de prácticas comerciales desleales, que introducirá nuevas medidas para mejorar su funcionamiento.


También es reseñable la medida que se recoge para hacer frente al envejecimiento y potenciar el relevo generacional, potenciando que el campo sea rentable y, por tanto, atractivo para los jóvenes. Para ello, se propone modificar la Ley 35/2006 del IRPF para incorporar una medida que facilite la tributación de las ayudas para la primera instalación de jóvenes agricultores en cuatro años, y no de una sola vez en el primer año. 

En definitiva, desde UPA Andalucía se sienten de enhorabuena por los pasos dados en la reforma de la Ley de Cadena Alimentaria y para la mejora y fortalecimiento del sector agroalimentario. “La aprobación del Real Decreto – Ley llega en un momento crítico, en el que el estado de alarma tiene los mercados alterados, pero cuando superemos la crisis sanitaria, nos mantendremos vigilantes y haremos un seguimiento para garantizar que se cumplen las normas. En caso de detectar irregularidades a lo largo de la cadena, las trasladaremos tanto al Gobierno central como al andaluz, para que tomen las medidas oportunas”, ha concluido Miguel Cobos. 

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail