Seipasa diseña su futuro con innovación, tecnología y registros fitosanitarios

Fungisei, un fungicida microbiológico, se añade a su catálogo de registros en México

Laboratorio, centro experimental y planta de producción de Seipasa en Valencia.
Laboratorio, centro experimental y planta de producción de Seipasa en Valencia. La Voz

Seipasa celebra estos días la consecución de un nuevo registro fitosanitario. Fungisei, un fungicida microbiológico, se añade a su catálogo de registros en México tras la obtención de la correspondiente autorización ministerial para su comercialización. Se incorpora a una lista en la que figuran otros países como Estados Unidos, Perú, Ecuador, Colombia, España, Italia, Francia, Portugal, Grecia, Chipre, Turquía o Marruecos. “Para Seipasa, la consecución de un nuevo registro fitosanitario es un hito -señala José Ramón Fernández, director del departamento de registros de la compañía-. Estamos hablando de procesos que conllevan años de trabajo y que comprometen inversiones económicas muy significativas”.


El registro fitosanitario es una garantía de calidad, un marchamo que indica que el producto reúne las condiciones para actuar contra una determinada plaga o enfermedad en un escenario concreto. Y Seipasa cimenta su proyecto de expansión internacional a partir de los nuevos registros fitosanitarios. “Nuestro crecimiento global se sustenta en los registros porque cuando llegamos a un nuevo mercado lo hacemos con la garantía de calidad que nos aporta el registro y sobre la base de toda la experiencia previa que ello conlleva”, concluye José Ramón Fernández.


Pero ¿qué encontramos detrás de todo ese catálogo global de registros? La compañía española camina hacia su 25 aniversario sostenida por el sólido modelo de tecnología natural implantado desde sus inicios. “El registro fitosanitario es parte del trabajo que sacamos a la superficie. Detrás existe un proceso de largo recorrido que, en su primer escalón, descansa en el proceso de formulación de nuestros productos”, afirma Francisco Espinosa, director de I+D+i de la compañía.


“Para Seipasa, tecnología natural significa ofrecer soluciones eficaces para la agricultura a partir de la innovación y la investigación aplicadas a principios de origen botánico y microbiológico. Puede que esas sustancias estén al alcance de todos, pero la clave, nuestra ventaja competitiva, es que somos capaces de identificar y seleccionar las más eficientes, y aplicar la tecnología para obtener lo mejor de ese principio activo. Es decir, partimos de la materia prima que nos proporciona la naturaleza, pero lo hacemos con la tecnología más avanzada del S.XXI”, apunta Espinosa.



Esa tecnología natural de la que habla Espinosa es la que permite incrementar la eficacia de los formulados y conseguir el máximo rendimiento en campo. El otro pilar de este concepto clave para la compañía es el que apunta a la sostenibilidad y al diseño de soluciones racionales y respetuosas con el medio ambiente. “La agricultura evoluciona hacia un nuevo concepto de gestión integrada de plagas y enfermedades. La tecnología agrodigital, a través del uso de drones o el análisis de datos, ya está facilitando el trabajo de toma de decisiones de los técnicos y productores. En el caso de Seipasa, somos abanderados de otro tipo de tecnología para la agricultura, que es aquella que nos permite poner en el mercado soluciones capaces de actuar contra plagas y enfermedades de forma eficaz, manteniendo el equilibrio de los ecosistemas productivos. Éste es el otro componente de la tecnología natural que impulsa Seipasa”, concluye Juan Manuel López, director de marketing de Seipasa. De cara al futuro, la compañía continúa invirtiendo en recursos e investigación para culminar los procesos de obtención de nuevos registros fitosanitarios que están en marcha en diferentes países, y al mismo tiempo, seguir desarrollando nuevos productos.  


 

Temas relacionados
Medio Ambiente I+D+i Tecnología Ramón Fernández-Pacheco

para ti

en destaque