Los intangibles de la cooperativa nijareña

Aporta a su desarrollo bío el compromiso con el que abrió camino en control biológico

Autoridades en las Jornadas de Cooperativismo de Coprohnijar.
Autoridades en las Jornadas de Cooperativismo de Coprohnijar. JA Barrios

La cita anual de Coprohníjar que son sus Jornadas de Cooperativismo,  representa uno de los acontecimientos más importantes de la agricultura nijareña, ya que la cooperativa  que preside Juan Segura se ha convertido en un referente social y económico de toda la comarca. 


Sobrepasadas las primeras tres décadas de historia, Coprohníjar es ya más que entidad de economía social agrícola por cuestiones que van más allá de sus cifras. Cifras que crecen cada año de forma razonable, pero que acaban siempre superadas por los valores intangibles que sustenta esta empresa. 


Los dijo ayer con toda rotundidad el director general de Anecoop, Joan Mir, al expresar su convencimiento de que la nueva línea de producción ecológica, que este campaña estrenará nueva planta específica, va a ser un éxito. La razón esgrimida por el directivo de la cooperativa de segunda grado es la capacidad demostrada de Coprohníjar para recorrer nuevos caminos. Una capacidad que ya quedó clara cuando fue pionera en el control biológico.   


Empresa pionera Los contundentes datos de superficie cultivada bajo control biológico en Almería, por encima de las 24.000, necesitaron en su origen, no solo la decisión de empresas como Coprohníjar, sino también la capacidad de trabajar duro para convertir esta modalidad, hoy imprescindible, en algo cotidiano.  Esa capacidad tiene mucho que ver con los valores intangibles de Coprohníjar, como subrayó en su intervención ayer la delegada territorial de Agricultura. Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín.  

Ahora, las directrices de Coprohníjar apuntan claramente a la consolidación de su línea de productos orgánicos, en respuesta a las tendencias de mercado y a la demanda de sus principales clientes, que se cuentan entre los más prestigiosos de la distribución en España y en los principales destinos europeos.  


Las nuevas instalaciones para la línea orgánica están ya casi listas, a la espera de dar salida a la producción del centenar largo de hectáreas en ecológico que pronto formarán parte de la sólida base productiva de Corprohníjar, en consonancia con la orientación y la apuesta desarrolladas por Anecoop en relación con este segmento. 


Con cada embase de cherry ecológico, en cada caja de calabacín bio no sólo viaja un producto de calidad, sino también el compromiso con toda la credibilidad del sector hortofrutícola almeriense. Por eso, el propio presidente Juan Segura ha invocado la necesidad de mantener la seriedad y el rigor en el invernadero ecológico, convencido de que los agricultores de Coprohníjar están preparados para realizar el mejor trabajo en este sentido. 


Era inevitable ayer recordar las consecuencias de DANA en la zona. La alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, puso el acento en la consecuencia humana de esta adversidad, más allá de los 170 expedientes de daños recibidos, convencida de la necesidad de ofrecer todo el apoyo posible a los afectados.


Como suele ser habitual, el director comercial de Coprohníjar, Miguel Pérez, ofreció una aproximación a la realidad de la cooperativa, con todo detalle por productos y tipologías. Como siempre, entre los datos objetivos, la carga de ilusión necesaria para seguir adelante. Para seguir siendo Coprohníjar.   

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail