Almería y Murcia se unen en la defensa del trasvase del Tajo

Cita en Almería de los consejeros de agricultura de ambas comunidades

Reunión de Carmen Crespo y Antonio Luengo en Almería
Reunión de Carmen Crespo y Antonio Luengo en Almería La Voz

Los máximos responsables de las políticas de agricultura y agua de los gobiernos de Andalucía y de Murcia se citaron ayer en Almería para poner sobre la mesa los problemas derivados de la escasez de recursos hídricos que padecen ambos territorios a causa de la escasez de las lluvias de este año.


Ambos gobiernos consideran de vital importancia el mantenimiento del trasvase Tajo-Segura en sus actuales condiciones. Almerienses y murcianos, beneficiarios de ese trasvase, han visto con recelos las últimas propuestas del Ministerio para la Transición Ecológica, porque temen que la inclusión de nuevos miembros ‘no regantes’ en la Comisión del Trasvase se traduzca en una reducción de los aportes que normalmente llegan hasta el sureste.


Las aguas del Tajo
Para hacer frente a esas intenciones, tanto la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, como el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente del gobierno murciano, Antonio Luengo, anunciaron un frente común para defender el mantenimiento de la transferencia tal y como lo contempla la Ley del Trasvase.


Advierten que esos envíos de agua desde el Tajo son “de vital importancia” para el desarrollo socio-económico de ambas provincias, unas aguas que en el caso de Almería permiten abastecer a una población cifrada en más de 150.000 personas y que llega a siete comunidades de regantes del levante almeriense para dar servicio a 23.000 hectáreas de cultivos que no disponen de alternativas claras en el caso de que se suspendiera el trasvase.


Juego ‘peligroso’ 
Crespo y Luengo, presentes en una reunión a la que también asistieron la delegada del Gobierno en Almería, Maribel Sánchez, y la delegada de Agricultura, Aránzazu Martín, advirtieron que en caso de que se de entrada en la Comisión del Trasvase a representantes políticos de municipios ribereños del Tajo “que nada tienen que ver con el trasvase”, sería una decisión “ciertamente desafortunada”.


Y avisan que en ese caso mostrarán su oposición a un cambio que desvirtuaría el carácter técnico de la Comisión, para darle una mayor carga política. Una situación que no aceptarían porque “no estamos dispuestos a que se juegue con los intereses de los ciudadanos ni con los de nuestros agricultores”, manifestó la consejera de Agricultura de Andalucía.


Entendimiento 
Ambos consejeros han tendido la mano al Gobierno y han recalcado la apuesta por “tener entendimiento político con el Gobierno de la Nación”, afirmaba ayer Carmen Crespo. Junto a su homólogo murciano, coincidieron en que la mejor herramienta para evitar confrontaciones entre comunidades autónomas y entre cuencas cedentes y receptoras del agua es el diálogo.


En ese sentido, Crespo y Luengo expresaban su apoyo a la realización de obras hidráulicas en los municipios por los que discurre el Tajo en Castilla-La Mancha porque “en la actualidad no tienen infraestructuras para hacer posible su aprovechamiento”.


Los dos consejeros anunciaron, tras la reunión mantenida ayer, que en las próximas semanas se celebrará, probablemente en la sede de la Comisión del Trasvase, una ‘cumbre de presidentes’ a la que asistirían los máximos representantes de las comunidades autónomas afectadas por el trasvase del Tajo.

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail