Nesidiocoris, contra la tutta, el arma más absoluta

Biosur reitera la importancia del control biológico para la lucha contra las plagas dañinas

Similitud en el ciclo biológico, tamaño y forma entre tutta y ephestia.
Similitud en el ciclo biológico, tamaño y forma entre tutta y ephestia. La Voz

La Tuta absoluta es una de las plagas más dañinas e importantes que han aparecido en los últimos años en Europa, arrasando plantaciones enteras de tomates, causando importantísimas pérdidas a los agricultores, pudiendo en muchos casos llegar a provocar su ruina por ser incapaz de controlar esta dañina plaga.


Al igual que ocurre en el resto de cultivos hortícolas, sin ninguna duda, tal y como afirman desde Biosur, la mejor herramienta y más eficaz en la lucha contra la tuta es el control biológico, la naturaleza nos ofrece las armas y las soluciones a los problemas que nos plantea y tenemos que saber aprovecharlas al máximo.


Las sueltas de Nesidiocoris en el semillero, se plantea como la mejor arma en la lucha contra la tuta y otras plagas, su instalación temprana en el cultivo, permite una lucha eficaz contra la plaga desde la plantación del cultivo que ya será continua durante toda la campaña.


Tanto en las sueltas que se realizan en el semillero, como en la biofábrica donde se reproduce Nesidiocoris, se alimenta al mismo con huevos de Ephestia sp., con ello se pretende una alimentación de Nesidiocoris tenuis con alto contenido en proteínas y se consigue una alta tasa de reproducción del mismo y un desarrollo rápido de las ninfas hacia el estado adulto. La producción de Nesidiocoris con Ephestia de calidad permitirá que la instalación y posterior depredación en campo sean más eficientes.


Nesidiocoris, como todas las especies de organismos vivos, buscan todo aquello que les proporcione mejor alimentación para conseguir el mayor desarrollo en el menor tiempo posible, por tanto, busca y se alimenta intensamente de estos huevos de Ephestia.      

Ephestia kuehniella, también conocida como polilla mediterránea de la harina, es un lepidoptero muy similar a la tuta en cuanto a tamaño, ciclo de vida, etc , por tanto de la misma manera, los huevos de tuta son un excelente y apetecible alimento para Nesidiocoris.


Por tanto, según todo lo expuesto, una vez instalado Nesidiocoris sobre el tomate, este buscará intensamente los huevos que pudiese realizar la tuta sobre el cultivo por que los necesita para el desarrollo rápido de todos los estadios ninfales hacia el estadio de adulto y también para que las hembras, al estar bien alimentadas, hagan puestas abundantes y viables de huevos.


El gusano de la tuta, una vez eclosionado del huevo, permanece durante muy poco tiempo en la superficie de la hoja, rápidamente empieza a alimentarse y se introduce tanto en el fruto, como en el interior de la hoja, formando las galerías que todos conocemos, donde estarán protegido de otros depredadores y de posibles tratamientos químicos que realice el agricultor, por tanto, su control se hace más difícil aún.


 Al alimentarse Nesidiocoris de los huevos de la tuta evitan este problema, puesto que los depreda antes de que eclosionen, cortando el ciclo de la tuta incluso antes de que se inicie.


Evidentemente, la lucha contra la tuta debe ser un conjunto de técnicas que nos lleven al éxito del cultivo con los mínimos daños de plaga, por tanto, utilizando como base la suelta de Nesidiocoris en semillero, es necesario complementar con otras acciones agronómicas como pueden ser la confusión sexual, colocación de placas negras, tratamientos puntuales con bacillus, favorecer la instalación natural de Necremnus tutae, realizar cerramientos y medidas culturales como el deshojado y retirada de hojas con galerías, etc.


Por todo ello, la suelta de Nesidiocoris en semillero, se revela como el arma básica e imprescindible en la lucha contra la terrible y dañina plaga de la Tuta absoluta.



 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail