La Junta diseña un Plan estratégico para una agricultura más competitiva

Busca reafirmar el liderazgo en los mercados exteriores

La consejera explicó los pormenores del Plan Estratégico 2019-2022
La consejera explicó los pormenores del Plan Estratégico 2019-2022 La Voz

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía dio ayer el visto bueno a la formulación del Plan Estratégico para la Mejora de la Competitividad del sector agrario, un plan que pretende dar un nuevo impulso a la producción y a la comercialización agrarias.


El Plan fue presentado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, a quien le fue encargado hace dos meses con el objetivo de poner en marcha las estrategias necesarias para ejecutar las políticas de impulso desde ahora y hasta el año 2022.


Motor económico
La Junta sostiene que el sector agroalimentario es uno de los principales motores de la economía andaluza, a la que aporta el 8 por ciento del PIB y más del diez por ciento del empleo, porcentajes que más que se duplican en el caso de Almería, y hace gala de una agricultura y ganadería competitivas y sostenibles que garantizan la permanencia de la población en el medio rural, generando más de una cuarta parte de la producción agraria nacional.


Destaca además por una fuerte vocación exportadora pero, aún con esos ‘poderes’, la Junta considera que la dimensión de los retos futuros exige redoblar la apuesta por la mejora de la competitividad, reforzando tanto la internacionalización como la sostenibilidad, mejorando aspectos en los que aún han un largo camino por recorrer como la simplificación administrativa, la incorporación de nuevas tecnologías o el relevo generacional en el campo.


El objetivo final es mejorar la cuota de mercado en España y en el exterior y adaptar el potencial del sector a entornos cambiantes, de forma que se asegure el crecimiento a medio y largo plazo. Entre los retos, está el de satisfacer una mayor demanda mundial de alimentos.


Líneas de actuación
Entre los ejes maestros del Plan Estratégico cuya formulación fue aprobada ayer en el Consejo de Gobierno está dar cobertura a una demanda creciente de alimentos a nivel mundial, pero sobre todo hacerlo con productos de mayor calidad, producidos de forma más sostenible y conseguir que el sector sea más competitivo a nivel global. Incluye asimismo conservar la población y mejorar la calidad de vida en las zonas rurales e incorporar las nuevas tecnologías que cambiarán la manera de producir y comercializar los productos hortofrutícolas.


Definido el Plan, ahora se trata de buscar la eficiencia productiva a través del progreso técnico y tecnológico, la innovación aplicada a la formación, la dotación de infraestructuras, la organización, con cuestiones como la concentración de la oferta en origen, o la propia gestión de las empresas, aspectos que deben contribuir a generar riqueza y empleo.


A partir de ahora se realizará un análisis de la situación y un diagnóstico de los problemas. Con ese trabajo previo se establecerán tanto los retos como las prioridades o las medidas a ejecutar.


La Consejería de Agricultura considera importante la participación y anuncia que una vez que la propuesta inicial esté lista se consultará con el resto de consejerías y con todos los agentes implicados para incorporar propuestas y actuaciones.

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail
Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.