El Ejido

Un entorno de los invernaderos cada vez más verde en El Ejido

La ordenanza aprobada hace un año obliga a que haya flora autóctona junto a las fincas

Reservorio de plantas ubicado junto a un invernadero en el municipio de El Ejido.
Reservorio de plantas ubicado junto a un invernadero en el municipio de El Ejido. La Voz

Desde el ayuntamiento de El Ejido se valora positivamente que los agricultores del municipio estén adaptando paulatinamente sus instalaciones a la ‘Ordenanza Municipal de Invernaderos y su Entorno’. Una normativa con la que se pretende mejorar determinadas cuestiones que ayuden al sector a ganar en cotas de competitividad y que está teniendo buena acogida.


Esta ambiciosa ordenanza, pionera en la provincia, no sólo regula y detalla las características que deben de tener los sistemas de recogida de pluviales de las explotaciones agrarias para mitigar y solucionar los problemas de impermeabilidad e inundaciones que está sufriendo el municipio, sino que también se centra en otros aspectos generales relacionados con la gestión de los residuos, las infraestructuras ecológicas, las disciplinas en torno a este tipo de suelo y las medidas cautelares de paralización de construcción de invernaderos.


En esta línea, el concejal de Agricultura del Ayuntamiento de El Ejido, Manuel Gómez Galera, ha explicado que “se abordan los aspectos más importantes y que más preocupan al sector agrario como es el caso de la higiene rural  y es que ésta contempla el desarrollo de ejecuciones subsidarias en parcelas en mal estado, la obligatoriedad de justificar la gestión de los residuos domésticos generados en la propia explotación agrícola, la calificación ambiental de emplazamientos para alimentación ganadera y la declaración responsable para la autogestión de compost en los invernaderos”. 

 

Insectos
Una novedad importante en esta herramienta de trabajo es la obligatoriedad de implantación de setos vegetales de flora autóctona para el reservorio de insectos auxiliares como medida para evitar la proliferación de plagas. Dichas infraestructuras representan el 1% como mínimo dentro del 15% libre de ocupación de la superficie de la parcela y deben de mantenerse a lo largo de todo el año en condiciones de seguridad, salubridad y ornato.


Para el edil, “es una satisfacción poder comprobar la existencia real de un concepto innovador de explotación agrícola, que aunque aún es de escasa repercusión sobre la totalidad de las hectáreas invernadas debido a su reciente aplicación, aporta frescura y una imagen innovadora, sostenible y más verde de nuestro campo”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.