El agua desalada mejora sensiblemente calidad y productividad en calabacín

El estudio se desarrolló en la Finca Experimental UAL-ANECOOP por el grupo FQM-376 Advanced

En numerosas ocasiones, el agricultor se pregunta si el riego con agua desalada en lugar de agua de pozo incrementará o disminuirá la producción y la calidad de fruto en su cultivo. Un reciente estudio del Centro de Investigación CIAIMBITAL de la Universidad de Almería ha demostrado que el riego con agua desalada frente a agua de pozo incrementa significativamente la producción y la calidad de fruto en cultivos de calabacín. En este estudio se analizó cómo varía la cantidad y la calidad del cultivo de calabacín con aplicación de distintas aguas para su regadío. Por un lado, se empleó en parte del ensayo agua de mar desalinizada con un precio de 0.52 €/m3 en el mercado, mientras que por otro lado se regó con agua de pozo a un precio de 0.29 €/m3.


Investigación El estudio realizado en las instalaciones de la Fundación Finca Experimental UAL-ANECOOP por el grupo de investigación “FQM-376 Advanced NMR Methods” (www2.ual.es/ NMRMBC) de la Universidad de Almería liderado por el profesor Ignacio Fernández de las Nieves, es novedoso no solo porque compara la productividad del cultivo de calabacín regado con agua desalada frente a agua de pozo, sino porque se determinó las diferencias de composición del calabacín mediante la novedosa técnica de Resonancia Magnética Nuclear (RMN), hasta entonces nunca utilizada con estos fines.


Como comenta el catedrático de química orgánica de la Universidad de Almería y director de esta investigación, Ignacio Fernández de las Nieves, “la importancia de este estudio radica en que, por primera vez, se han utilizado técnicas de metabolómica y, en concreto, de Resonancia Magnética Nuclear en el cultivo de calabacín para determinar la influencia que tiene el riego con ambos tipos de agua en el incremento del rendimiento y la calidad del cultivo”.


Durante el estudio, se analizaron un total de 72 extractos de calabacín de la variedad Victoria cultivados bajo las cuatro diferentes condiciones posibles, resultantes de combinar agua de pozo frente a agua desalada. Los calabacines de cada sector de cultivo se cosecharon en la etapa madura de su desarrollo cada 3-4 días, durante el ciclo primavera-verano entre abril y julio, con un total de seis cosechas.



En cuanto a la productividad del cultivo con uno y otro tipo de agua de riego, el estudio llega a conclusiones de gran interés para el agricultor. En concreto, se encontró que los cultivos de calabacín regados con agua de mar desalinizada aumentaron su rendimiento, siendo la producción en kilos de calabacín regado con agua de mar desalada mayor, con más de un 32% de incremento de la producción total. Concretamente, la producción comercial de calabacín con agua de mar desalada fue de 5,60 kg/m2 frente a 4,23 kg/m2 de los regados con agua de pozo.


Calidad

En cuanto a la calidad y el sabor de los frutos, es importante destacar que ésta se ha relacionado en otros estudios con el equilibrio adecuado entre azúcares y ácidos y la producción de compuestos de aroma. 


De hecho, está demostrado que en otros cultivos similares al calabacín, como la calabaza y el melón, la calidad del fruto se relaciona principalmente con el contenido en azúcares y que la dulzura y el aroma derivado de este mayor contenido de azúcares es de gran importancia para el consumidor en su decisión de compra.


En este estudio, se encontró que las plantas de calabacín regadas con agua de mar desalinizada presentaron frutos con mayor concentración de glucosa, fructosa y vitamina B3. En el caso de los calabacines cultivados con agua de pozo el metabolito que experimentó un mayor incremento fue la sacarosa. 


Como complemento de este estudio, el profesor Fernández considera que la organización de un panel de degustación para frutos de calabacín aportará nueva información de gran valor en el futuro para correlacionar estos cambios metabólicos del calabacín observados en este estudio con sus propiedades de sabor, color y textura. Además, en la actualidad ya se están realizando evaluaciones de los grados Brix para correlacionar estos valores con el perfil de azúcares específicos, lo cual nos dará aún más información sobre las prácticas de riego empleadas por el agricultor, los compuestos del fruto de calabacín y el sabor del mismo, ante todo en lo relativo a su dulzor.


 

Temas relacionados
Universidad de Almería Anecoop Calabacín Verano

para ti

en destaque