Almería pierde 40 millones al año por falta de organización

Apenas la mitad de los agricultores están integrados en OPFH

El consejero en las instalaciones de Agrobío
El consejero en las instalaciones de Agrobío La Voz

Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura, realizó ayer una ronda de visitas a empresas del sector hortofrutícola almeriense como Agrobío, Campoejido y Vicasol, donde conoció de primera mano la realidad del sector y desgranó algunas de las claves que deben guiar el futuro del campo en los próximos años.


Y ahí llega la advertencia, motivada por el retroceso de hectáreas bajo control biológico, de que la producción limpia, la ecológica y la adopción del modelo de economía circular o bioeconomía constituyen las mejores oportunidades de futuro para la comercialización de las frutas y hortalizas que se producen en la provincia.


Modernización 
En ese contexto, Sánchez Haro destacó las virtudes de la agricultura almeriense, la más dinámica de Andalucía y España en los procesos de modernización y adaptación a la demanda de los consumidores europeos.


Sin embargo también hizo un llamamiento a los productores para que se integren en organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH) porque son la mejor garantía de éxito para obtener las ayudas que la UE destina al campo.



El consejero recordó que apenas la mitad de los agricultores almerienses están adscritos a alguna de las OPFH que están operativas en la provincia y afirma que esa falta de organización interna “está provocando que perdamos cada año en torno a 40 millones de euros que podrían llegar desde Europa”.


Se mostró convencido de que la concentración de la oferta puede ser un excelente instrumento para que el sector gane músculo en la defensa de sus intereses, sobre todo ante la gran distribución, al tiempo que su presencia en los mercados se produce de manera más ordenada.


Bioeconomía
La Junta acaba de aprobar su Estrategia para la Bioeconomía, una línea de trabajo que para el consejero de Agricultura “es esencial para dominar unos mercados cada vez más sensibles con los problemas sanitarios y ambientales, pero no sólo por eso, sino porque de la gestión de los residuos -entre 1 y 1,8 millones de toneladas- puede dar lugar a la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo”.


De sus encuentros de ayer con empresas y agricultores obtuvo información a pie de campo sobre algunos de los problemas que le aquejan. Su respuesta fue la de facilitar en todo lo posible soluciones para temas como la conversión a ecológico de las fincas, los avances en el tratamiento de los residuos, con ese ‘barrido cero para los plásticos que se ha puesto en marcha, o la coordinación con la Subdelegación del Gobierno para reforzar la seguridad ante los robos que, según los agricultores, no han cesado.


Considera Sánchez Haro que Almería va por buen camino porque ha sido capaz de emprender una nueva revolución, pasando de apenas 150 hectáreas en control biológico en el año 2004 a las 26.000 actuales.


Empresas modelo
Primero en Agrobío, luego en Campoejido y, para terminar en Vicasol, Rodrigo Sánchez cumplía un periplo al que además de los responsables de las empresas acudieron agricultores para exponer necesidades y problemas.


Elogio al papel de Agrobío en el desarrollo de la reducción del uso de plaguicidas, produciendo primero abejorros y luego hasta 20 insectos auxiliares capaces de hacer frente a las plagas, la base de la producción integrada.


En el caso de Campoejido, una cooperativa de suministros que cuenta con 2.800 socios y factura 70 millones de euros, es un ejemplo de cómo una buena organización aporta beneficios al colectivo vía reducción de costes.


Vicasol, por su parte, la considera un ejemplo en el sector de la comercialización y de la adopción de la producción integrada como estrategia. Su crecimiento evidencia la importancia de la concentración de la oferta,

 

Temas relacionados
Sanitarios Campoejido Unión Europea Empresas Subdelegación del Gobierno Agrobío Vicasol Andalucía

para ti

en destaque