Si no llegan las lluvias en otoño corren peligro los trasvases

En el año hidrológico la lluvia se ha reducido hasta el 75 por ciento

Si no llegan las lluvias en otoño corren peligro los trasvases
  • Los embalses se acercan a los niveles críticos para los trasvases
  • La Voz
  • Antonio Fernández
  • 07:00 / actualizado a las 00:00
  • 10.08.2018

La sequía vuelve a amenazar al campo almeriense, o más concretamente a los regadíos de la zona de levante de la provincia. No ha llovido lo suficiente para asegurar los aportes procedentes de los trasvases y toca, de nuevo, mirar el cielo en busca de nubes salvadoras.


Los informes hechos públicos por la Agencia Estatal de Meteorología presentan un panorama de escasez en toda al área del sureste peninsular. En el tiempo transcurrido del año hidrológico, el que va desde su inicio el pasado 1 de octubre hasta finales de junio, lo dejan claro: las precipitaciones recogidas a lo largo del levante peninsular, y muy especialmente en las provincias de Murcia y Almería, no alcanzan ni el 75 por ciento del valor normal recogido en las series históricas.


Otro año seco
Se da la circunstancia de que en esos informes, la AEMET  señala que las lluvias acumuladas en el año hidrológico han superado, en el conjunto del país, en un 14 por ciento el valor medio normal de precipitaciones, con muchos días de lluvia en numerosas regiones, y por debajo de las medias en zonas como Galicia, León, Gerona o el levante desde Almería hasta Tarragona.


En el caso de Almería, Murcia, Alicante y otras provincias del litoral mediterráneo también ha habido, sobre todo en mayo y junio, bastantes días con precipitaciones, pero el volumen de agua recogido no ha sido importante, lo que ha impedido que se produzca una recarga sustancial de los acuíferos subterráneos o que haya mejorado el nivel de pantanos y embalses.


Tajo-Segura
Según la información recogida por la Federación de Regantes de Almería (Feral), la situación de los pantanos de cabecera del trasvase Tajo-Segura ha descendido hasta el Nivel 3, lo que reduce la posibilidad de trasvase a un tercio de lo establecido en los planes de regulación de los recursos.


Los embalses de Entrepeñas y Buendía alcanzan el nivel 1 cuando suman 1.300 hectómetros cúbicos, lo que permite trasvasar 60 hectómetros cúbicos mensuales a repartir entre Almería, Murcia y Alicante.


Por debajo de esos 1.300 hectómetros cúbicos se entra en el Nivel 2, reduciéndose el volumen trasvasable a 38 hectómetros cúbicos para las tres provincias. El límite para pasar al Nivel 3 está en los 688 hectómetros cúbicos, a partir del cual se reduce la aportación a 20 hectómetros cúbicos, a repartir entre las tres provincias.


Al límite 
La cuestión es que en este momento el agua embalsada está en 674 hectómetros, por debajo de los 688 que son el límite y, por tanto, en los meses de verano no se puede autorizar un trasvase mayor de esos 20 hectómetros cúbicos, suficiente para asegurar el abastecimiento de la población, pero no para atender a los regadíos.


Los datos apuntan que el desembalse semanal está en unos 13 hectómetros cúbicos, lo que reducirá aún más los niveles, acercándose a los 400 hectómetros cúbicos que suponen la suspensión total de los trasvases, si no lo remedian las lluvias, como ya ocurriera el año pasado.


Las previsiones meteorológicas que se manejan en estos días hablan de un escenario de calor y sequía, pero abren la puerta a la posibilidad de que a finales de agosto y en el mes de septiembre se pudieran presentar episodios de lluvias de cierta intensidad en el área del sureste, una posibilidad en la que confían los regantes almerienses.

Newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail

    • RECIBIR